CRÓNICA DE LA I CICLOTURISTA LA CALABRESA

Aquí dejo la crónica de “la Calabresa” de la cual ya hace más de un mes (11/05/2014). Pongo esta crónica por aquí para que la puedan leer todos aquellos que no dispongan del libro de festejos de Santa Eufemia.

Sin más, aquí comienza la crónica:

 

Queridos paisanos, soy Iván Rubias, un joven Calabrés amante del deporte y en especial de la bicicleta de montaña. Después de varios años disfrutando en bici de los parajes que nos ofrece el término de nuestro pueblo, comencé a pensar que era una pena que no se aprovechase la vistosidad de éstos. ¿Por qué no organizar algún evento para que todo el mundo viese lo que tenemos? Pues sí, así fue como me decidí a organizar una marcha ciclotursita en bicicleta de montaña.

Bien, una vez tenía claro que quería hacerlo, empecé a buscar cómo y qué era lo que tenía que hacer. Es hora de empezar a trabajar, horas y horas de buscar por internet, llamadas a la Junta de Andalucía, Subdelegación de Gobierno, Medio Ambiente, Ayuntamiento… Entonces me di cuenta de la cantidad de requisitos y la envergadura que esto tenía, por lo que le planteé mi idea a la Asociación Juvenil Mirador Balí que me dieron el sí a la hora de “colaborar”. Empecé a explicarles todo lo que hacía falta: carteles, difusión por redes sociales, cumplimiento de decretos, seguros, dorsales… Después de salir de la primera reunión, empecé a emplear todo mi tiempo (el poco que me queda después de las clases de la universidad) en difundir el evento, creación de carteles, presupuestos de compras, papeleos, seguros,…

Ya apenas queda un mes para el día de la prueba (11 de mayo de 2014) y lo tenía todo bien planteado y presentado en los diferentes órganos competentes. Muchos quebraderos de cabeza, muchas llamadas, búsqueda de patrocinadores,… aquí es cuando me pregunto ¿dónde está esa colaboración? Pero bueno, todo se me pasa cuando empiezo a ver las primeras inscripciones.

Llegó la hora de empezar a comprar y como no, más viajes, llamadas y facturas. Las cuentas estaban muy justas. Empiezan los nervios. Y aquí es donde quiero dar las gracias al Ayuntamiento de Santa Eufemia  por el apoyo recibido, a talleres García, Frutas Medrán y bicicletas Peralbo.

Ya quedan apenas unos días para la prueba y aún quedan cosas que comprar y por supuesto, poner toda la señalización. La ilusión está por las nubes, pero también los nervios. Entonces es cuando llega el palo. Un familiar es ingresado en el hospital y todo empieza a desmoronarse, me derrumbo, siento que esto no va a poder ser, pero siento el apoyo de mi familia y mis grandes, muy grandes amigos. Sigo hacia adelante sacando fuerzas de flaqueza y haciendo de tripas corazón. Me escapo a ratos del hospital y vuelo a poner señales y organizar los últimos detalles.

Es viernes 9 de mayo, llega la temida noticia, mi familiar fallece. Esto me supera, tengo que estar con la familia tanto por mí como por ellos y esto cada vez es más difícil. Bueno me lo meto en la cabeza e intento seguir. Ya queda un día, era sábado 10 de mayo, son las 14:00 y estoy en mitad de un camino poniendo señales con un amigo y un “simpático” señor de nuestro querido pueblo nos dice que no vamos a pasar por donde tenemos pensado. Más problemas, al final lo hago entrar en razón. Quedan apenas 3 horas para el entierro y estamos en medio del campo buscando una cartera que creíamos perdida. Al final no estaba perdida, resulta que este “simpático” señor nos la había robado.

Bueno ya está todo solucionado, estoy ultimando detalles, miro el reloj y…. ¡son las 3 de la mañana! Apenas duermo cuando ya estoy otra vez junto a mi familia organizando todo en la salida. Esto comienza, empiezan a llegar los primeros, pulsaciones a tope. Todo el mundo me dice que pinta bien la cosa. Se empiezan a repartir los dorsales y bolsas regalo. Ya han llegado los 85 participantes y mando a todos los amigos a los cruces para evitar equivocaciones y por fin, doy la salida. Parece que ya puedo relajarme un poco pero me equivocaba. Los primeros van volando y los voluntarios apenas tienen tiempo para llegar a los cruces. Más de 110 llamadas telefónicas en apenas 3 horas. Me avisan de que hay algún individuo quitando señalización, ¡no me lo puedo creer! Aun así, todo sale del diez. Llegan los primeros y empiezo a preguntar a los participantes. Empiezan las alegrías. Todo el mundo está muy muy contento con la organización, avituallamientos, señalización, duchas y por supuesto el recorrido que había elegido.

Imagen

Llega la hora de la comida y todo el mundo está muy contento también con el menú. Realizo un sorteo de regalos y reparto los trofeos. Y por fin, esto ha terminado, todo el mundo me felicita, todo ha salido perfecto pese a los inconvenientes.

Ya ha pasado todo y aunque parezca mentira, ya tengo el gusanillo de organizar la siguiente, pero lo que verdaderamente deseo es dar las gracias de corazón a todos aquellos amigos que me han ayudado en esto, a todos los voluntarios, al personal del ayuntamiento, al Club Ciclista Jarote, a los moteros que marcaron la ruta y como no, a mi familia.

Quiero pedir disculpas si algo no ha salido perfecto. Ya habéis visto lo que he pasado para hacer esto. Espero que todos hayáis disfrutado y que el año que viene sea todo aún mejor.

Un cordial saludo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciclismo. Guarda el enlace permanente.